Además de por el repelús que dan, las cucarachas son conocidas por su resistencia. Todos hemos oído hablar de la leyenda urbana que dice que esta especie resistiría un desastre nuclear. Pero, dentro de su comportamiento, una de las dudas que más genera a las personas es por qué las cucarachas mueren boca arriba. A pesar de que pueda parecer un aspecto anecdótico, como empresa de control de plagas en Bilbao, os decimos que hay una explicación a este hecho.

Este tipo de insecto es capaz de adaptarse a cualquier entorno y es uno de los principales problemas que hay en las ciudades.

Aunque existen diferentes métodos para la eliminación de cucarachas, solo los empleados por compañías de sanidad ambiental son realmente eficaces. Los productos que compramos en supermercados o grandes superficies solo sirven para casos puntuales. Si realmente sufrimos una plaga de cucarachas, la opción de contratar a profesionales es la única eficaz.

¿Por qué las cucarachas mueren con las patas arriba?

Es muy común ver la imagen de una cucaracha muerta patas arriba, pero en realidad en la mayoría de ocasiones no es así. Este tipo de insecto casi siempre muere aplastado o siendo envenenado a través de algún insecticida.

Este último aspecto es el que hace que esta especie fallezca boca arriba. A la hora de aplicar insecticidas, sus componentes químicos afectan al sistema nervioso de las cucarachas y en consecuencia al sistema muscular. Es por eso que cuando fallecen lo hacen con las patas arriba y no de otra forma.

De todas formas si tenemos un problema de cucarachas ya sea en nuestra vivienda, comunidad o local comercial, la opción de contratar a una empresa de control de plagas es la más indicada. Ellos solventarán la dificultad de raíz, analizando su origen, detectando su grado de infestación y el lugar por donde han entrado. Tras este análisis, establecerán un tratamiento, generalmente con el empleo de geles, que erradicarán la situación de raíz.

Después de este proceso, se recomienda llevar unas labores de prevención a fin de impedir de nuevo su aparición y volver a afectar a nuestro descanso o actividad comercial. Ante la más mínima sospecha de que padecemos este escenario, contactar con una compañía de sanidad ambiental lo más rápidamente posible. Cuanto antes se actúe, antes se solventará la situación y evitaremos que la situación se agrave.