Detectan la presencia de una plaga de chinches en el Gran Bilbao

Desde hace unas semanas los vecinos del barrio de Cruces en Barakaldo llevan denunciando la existencia de una plaga de chinches en el municipio. En concreto, los residentes de zonas próximas al parque Tellaetxe han sido quienes han alertado de esta situación y esperan que el Ayuntamiento encargue unas labores de desinsectación a una empresa de control de plagas.

La especie encontrada es “Halyomorpha halys” conocido popularmente como chiche apestoso porque cuando se siente amenazado expulsa un olor fétido.

Por suerte, su relación con el chinche de cama (ese sí que es un verdadero problema) es nula. Afortunadamente se trata de un insecto inofensivo para los humanos, por lo que más allá de las molestias que genera, no hay que preocuparse. De hecho, no es el único lugar de Euskadi donde se ha detectado este insecto. Algunas zonas de Gipuzkoa también han alertado de la presencia de esta especie al que no dudan en tildarla como plaga.

En el caso que nos afecta, los vecinos de Cruces llevan más o menos un mes haciendo un llamamiento para que el consistorio actué y logre controlar la situación. Desgraciadamente no es la primera vez que el “Halyomorpha halys” está presente en este municipio del Gran Bilbao. El año pasado vecinos de la misma zona también mostraron su malestar al ayuntamiento, pero este año ha vuelto con fuerza.

Control de plagas en el Gran Bilbao

Desde el propio consistorio de la localidad fabril han llamado a la calma y han aclarado que la presencia de esta especie en la vegetación es bastante habitual. Desde la administración local también dijeron que la causa del incremento de esta chinche se debe a las altas temperaturas y que el origen del problema no proviene del parque de Tellaetxe.

De hecho, han alertado a la empresa de control de plagas municipal a que haga las labores de desinsectación necesarias para combatir la situación, y poner fin a un problema que lleva tiempo en boca de muchos residentes del barrio de Cruces.

Por desgracia la presencia de esta especie de chinche en la Península no es nueva. El primer caso se tuvo constancia en 2016 en Girona. A partir de ese año, este insecto se ha ido desplazando por todo el Estado y se ha tenido constancia de él no solo en Catalunya sino también en Andalucía y en Euskadi.

Ahora la única solución es controlar la situación mediante unas labores de desinsectación. Por ello la única opción de garantía es confiar en profesionales. Remedios caseros y demás productos tienen una efectividad muy limitada, por lo que con los trabajos de los técnicos en un pequeño periodo de tiempo se verá reducida su actividad, y por tanto su presencia.

Las altas temperaturas que hemos sufrido durante el verano y el comienzo del otoño han hecho que la presencia de plagas sea más habitual que otros años. Las soluciones más propicias son unas medidas preventivas y la apuesta por empresas de sanidad ambiental para paliar esta situación.